Copy-paste social | De propiedad intelectual, derecho de autor, copyright, originalidad, copia y plagio

La biología fue parte de mi formación antes que la Antropología, así que uno de esos días en los que me reencontré con esos personajes de batas blancas me mencionaron algo que es muy cierto: Ahora ves el copy-paste social. En ese momento entendí que lo que estaba haciendo era básicamente una mitosis social. Pero el contrario de la reproducción celular permisiva de la mitosis para compartir el mismo número de información genética. Lo que hace la mitosis social, es tratar de negar la facultad de compartir información para el mejoramiento de la misma o de la sociedad. A costa de la pluralidad de la información y de códigos que pueden enriquecer la matrix.

El resultado de la mitosis es la división celular. Creando dos células hijas idénticas. Básicamente se trata de biopartición. Algo parecido sucede a nivel del ADN, para la reproducción de éste. Claro, dentro del mismo órgano. Y aunque estas son pequeñas mutaciones a nivel celular. Dado que la réplica de la réplica puede llegar a tener errores, pero a diferencia de lo que se puede pensar, estos errores pueden llegar a ser benéficos para la supervivencia.

De propiedad intelectual, derecho de autor, copyright, originalidad, copia y plagio

Nada es original. Roba de cualquier sitio que resuene con inspiración o avive tu imaginación. Devora películas antiguas, películas nuevas, música, libros, pinturas, fotografías, poemas, sueños, conversaciones al azar, arquitectura, puentes, calles, carteles, árboles, nubes, cuerpos de agua, luz y sombras. Únicamente selecciona cosas que robar de aquello que hable directamente a tu alma. Si haces esto, tu trabajo (y robo) será auténtico. La autenticidad tiene un valor incalculable, la originalidad no existe.

Jim Jarmusch

Dado que ACTA fue vista por los usuarios como una amenaza a la libertad de expresión en Internet, así como el libre tráfico de datos y como una violación a la privacidad. En las siguientes líneas expresaré asuntos sobre la propiedad intelectual en México, algunos músicos tanto nacionales como internacionales que expresan su indiferencia sobre los asuntos de la llamada piratería. También me dedicaré a aclarar asuntos sobre copia y plagio.

Primero lo primero, si ACTA y otras leyes que surgen después abogan por una protección de la propiedad intelectual, entonces deben conocerse un poco sobre nuestra propia ley y sobre las definiciones y particularidades sobre el derecho de autor y el copyright. Según ACTA y toda la industria del entretenimiento que se queja de ser robada gracias a Internet, el derecho de autor y el copyright es básicamente lo mismo, pero sucede que no es así.

Derecho de autor

Basándose desde el derecho francés: “se basa en la idea de un derecho personal del autor, fundado en una forma de identidad entre el autor y su creación. El derecho moral está constituido como emanación de la persona del autor: reconoce que la obra es expresión de la persona del autor y así se le protege” (Del Carpio: 2011, 2). Mientras que el copyright “se limita estrictamente a la obra, sin considerar atributos morales del autor en relación con su obra, excepto la paternidad; no lo considera como un autor propiamente tal, pero tiene derechos que determinan las modalidades de utilización de una obra. Es la facultad exclusiva que tiene el creador intelectual para explotar temporalmente, por sí o por terceros, las obras de su autoría” (Del Carpio; 2011, 2). El primero tiene relación directa con el Estatuto de la Reina Ana, que fue la primera ley de derecho de autor. Mientras que la segunda es una ley estadounidense para poder sacar provecho económico por medio de la distribución de las obras. En México tenemos la peor ley de Copyright, pues la distribución y explotación de la obra se protege hasta por 100 años después de la muerte del autor.

Ahora bien, según la Ley Federal del Derecho de Autor nos muestra que:

Artículo 11.-

El derecho de autor es el reconocimiento que hace el Estado en favor de todo creador de obras literarias y artísticas previstas en el artículo 13 de esta Ley, en virtud del cual otorga su protección para que el autor goce de prerrogativas y privilegios exclusivos de carácter personal y patrimonial. Los primeros integran el llamado derecho moral y los segundos, el patrimonial.

……

Artículo 14.-

No son objeto de la protección como derecho de autor a que se refiere esta Ley:

I. Las ideas en sí mismas, las fórmulas, soluciones, conceptos, métodos, sistemas, principios, descubrimientos, procesos e invenciones de cualquier tipo;

II. El aprovechamiento industrial o comercial de las ideas contenidas en las obras;

Puede verse que México no da protección al aprovechamiento industrial o comercial, sin embargo los argumentos de la industria musical engloba tanto el derecho de autor, como el copyright. Pero por una razón clara en el punto II del artículo 14, el aprovechamiento comercial. Pues es por medio de dicho aprovechamiento que intermediarios como SONY, EMI y todas las disqueras o distribuidoras hacen su “agosto”. En éste sentido, el negocio de las empresas es incompatible con las NTIC, las cuales permiten la difusión a mayor escala.

Estamos frente a un modelo de negocios obsolescente dentro del ecosistema de Internet. Pues, si por muchos años, desde el vinilo, las ventas físicas fueron un éxito. La Industria del entretenimiento debe tomar en cuenta que Internet más que un enemigo a vencer puede ser un aliado de ventas, de mercancía. No por nada existen páginas web que se cotizan en $1,464,749,890 de dólares o hasta $46,040,000,000 como Google, según Mywebsiteworth. Ellos ofrecen servicios gratuitos, pero también soportes o servicios de paga, además como en la televisión y en la radio, la publicidad es la que aporta la mayor cantidad de ingresos. Entonces, sí las ganancias por medio de Internet y de la gratuidad de algunos servicios es rentable, entonces por qué no se comienza a realizar ese tipo de negocios con la música, las películas o los videojugables.

En el caso de los videojuegos, el CEO de Ubisoft, Yves Guillemot mencionó en la Gamescom, que la mejor manera de luchar contra las copias ilegales es crear juegos gratuitos “Queremos desarrollarnos en el mercado del PC y los juegos free to play son la forma de hacerlo. La ventaja es que podemos obtener ganancias en países donde nuestros productos se juegan pero no los compran” Ya que las ganancias son por medio de contenido descargable como DLC, paquetes o bonus, que claramente el que compra discos ilegales no puede obtener.

Ahora bien, en cuanto a la protección de la propiedad intelectual un bloguero menciona:

No podemos proteger porque no podemos identificar con claridad qué hay que proteger ni de quién ni de qué usurpación. Para proteger es necesario definir un qué y un perímetro. Pero resulta que ahora, en contenidos, no está tan claro qué es qué y mucho menos cuál es el perímetro. ¿De quién es la noticia? ¿Del de la primicia; del que la opina; del que la analiza; del que la desvirtúa; del que la editorializa; del que la manipula; del que la desmiente…? ¿De quién, pero sobre todo, por qué debería importarnos de quién es? Por la protección, deberíamos respondernos. Entonces, ¿por qué debería importarnos la protección?…Al contrario. Deberíamos –es lo que propongo-, en lugar de resistir, gozar. Hay mucho que descubrir en los placeres inversos. (No creo que esta tesis necesite probación.) Es la hora de que el autor goce con el plagio y disfrute la piratería; y les cambie el nombre y los llame –por ejemplo- reescritura y difusión….Es la hora de navegar a favor de la corriente impetuosa de la producción social, de la colaboración digital, de la liberación de la producción y de las autorías. Circular. Circular y circular. Aumentar la masa y la energía sin importar de quién ni para quién ni por dónde. Fuerza centrípeta. Echar vértigo a la pasividad mediatizada. Alimentar el bien común. Desatender al narcisismo. Explotar, y a ver”1

Una cosa queda claro, que mientras nuestra Ley Federal de Derechos de Autor no aclara qué proteger, leyes que intentan disminuir la libertad de Internet como ACTA, no nos menciona con claridad y hace confuso la propiedad, la protección, la difusión y la originalidad de las obras como si fuera una misma cosa. Y argumentan que si no hay protección no hay creatividad ni producción. Queda claro que quién gusta de crear, lo hace, de lo contrario no habría un aumento en el número de blogs personales, de personas que tienen la necesidad y el gusto de compartir algo. Los vídeos en Youtube, las canciones en Jamendo o las imágenes en Flickr.

Richard Stallman es uno de los personajes que se oponen a los derechos de autor. Aclarando que él no se opone que los creadores tengan ganancias remuneradas y está a favor de que se le reconozca la autoría a quien lo merece. Pero sólo a quien lo merece, pues Stallman en cada una de sus conferencias está en desacuerdo que hasta los hijos, nietos, bisnietos y demás descendencia tenga ganancias económicas por algo que no hicieron y tal vez por algo de quién ni lograron conocer, Stallman dice:

Tal como está, el derecho de autor es un sistema de opresión al público y por eso propongo: debemos reducirlo porque dura mucho, no se puede modificar una obra hasta 50 ó 100 años después de la muerte del autor y eso no está bien, sugiero que el derecho de autor dure hasta 10 años después de la publicación de la obra”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s