Hiperrealidad y simulaciones de lo cotidiano

Una de las incógnitas que más han intrigado a la humanidad no es sobre qué hay más allá de la muerte o qué-sé-yo, sino, que se trata de saber o tratar de entender qué tan real es la realidad; o si en verdad es real lo que vivimos o una simple simulación; o un sueño dentro de otro. Sea como sea, en una situación globalizada actual, la vida o la realidad que se nos muestra frente a nosotros es una maquila de los medio de comunicación y tal vez de un software… Bienvenidos a la Matrix.

Modelos simulados sin origen, sin fin. Modelos simulados completamente vacíos pero que eficazmente nos pintan hiperrealidades mediáticas y por ende, creíbles, deseadas, vívidas. Nos encontramos dentro de un cúmulo de experiencias fingidas, sin verdades, sin objetividad y sin valor.

La simulación de un sin fin de experiencias y opciones limitan las posibilidades de elección, pues los mass-media se encargan de concentrar nuestra atención de ciertas situaciones, coaccionando nuestra capacidad de decisión o nuestra perspectiva del cotidiano, de nuestras experiencias, de nuestras relaciones y de nuestros recuerdos. El dominio ejercido por máquinas desconocidas a cuerpos o simulación de cuerpos en movimiento, refracción y redes. Por ende, cabe preguntar quién es una mente simulada o una mente sujeta a la simulación de qué.

Gajes de la posmodernidad. Por cierto, les dejo un buen libro, del señor y postestructuralista Jean Baudrillard: Cultura y Simulacro.

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s