Fragmentos de Antropología Anarquista

A aquellos interesados, conocedores, curiosos de la Antropología. Sabrán que en muchas de sus formas y contenidos, la Antropología es la prostituta de el Imperio. Que hasta en nuestros días podemos darnos cuenta de eso, entre sus mafias, contradicciones y desfiguros.

Pero dentro de esa Antropología rodeada de intereses personales y alejada del compromiso social que pregona, existe un pequeño grupo de personajes, direcciones, (des)intereses personales; y por una creación colectiva, autogestiva y por-qué-no anarquista. Dejando a un lado y tratando de mostrar que las ideas de las cuales se basa el sistema capitalista no son necesarias.

Puesto que el mundo occidental y no-occidental (por referencia geográfica), está basado en su mayoría en una nación-estado, queda claro que el imaginario globalizado de la modernidad y del avance desmedido de una individualidad egoísta y distante de una colaboración social para beneficio individual, no nos permite ver que existen organizaciones, grupos, colectivos; tanto económicamente como socio-políticamente basado en un principio o base anarquista. Pero no quiere decir que no se pueda realizar o sostener una red de relaciones sociales basadas en la colaboración e igualdad entre sus colaboradores.

David Graeber, escribe en su libro Fragmentos_de_antropologia_anarquista, una serie de elementos que ejemplifican aquellos dispersos personajes y ejemplo que nos muestran que un mundo utópico puede ser posible.

Para los anarquistas que están familiarizados con la an­tropología, los argumentos resultan harto conocidos. El diá­
logo típico vendría a ser algo así:

Escéptico: Bueno, me tomaría más en serio la idea deanarquismo si me dieses alguna razón por la que pudiera
funcionar. ¿Puedes nombrarme un único ejemplo viable de sociedad que no haya tenido gobierno?
Anarquista: Por supuesto. Ha habido miles, pero te puedo nombrar las primeras que me vengan a la cabeza:
los bororo, los baining, los onondaga, los wintu, los ema, los tallensi, los vezo…
Escéptico: ¡Pero si son todos un puñado de primitivos! Me refiero a anarquismo en una sociedad moderna, tec­nológica.
Anarquista: De acuerdo. Ha habido todo tipo de ex­perimentos exitosos: en la autogestión obrera, por ejem­
plo la cooperativa de Mondragón; proyectos económicos basados en la idea del don, como Linux; todo tipo de or­
ganizaciones políticas basadas en el consenso y la demo­cracia directa…
Escéptico: Claro, claro, pero son ejemplos poco repre­sentativos y aislados. Me refiero a sociedades enteras.
Anarquista: Bueno, no es que la gente no lo haya in­tentado. Fíjate en la Comuna de París, en la revolución en
la España republicana…
Escéptico: Sí, ¡y mira lo que les pasó! ¡Los mataron a todos!

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s