El “hacking” tiene género

El mundo de la informática, del código, del software, de las entrañas de los ejecutables, de los binarios; está casi repleto de una cosa llamada el género masculino. Por lo que resultaría un poco raro, sorpresivo y emocionante encontrar una mujer o esa cosa que en ésta sociedad llena de etiquetas se le conoce como el género femenino.

Como sea, dentro de toda.. TODA la historia de la informática encontramos a mujeres ejemplares, de las cuales encontramos a las madres de la informática contemporánea. Con todo esto, es muy posible que encontremos a mujeres coderas, que les guste el código. Mujeres que no sólo programen, sino que amen hacerlo.  Por suerte, sí ha mujeres hackers que además de tener acceso a las TIC colaboran y atribuyen cosas a las mismas, la mayoría de ellas o en muchos de esos casos son mujeres que usan, fomentan y desarrollan Software Libre.

Si trasladamos el presupuesto de que entre 100 programadores, uno se hace
hacker, y que para 100 programadores encontramos solo a 10 mujeres, ¿cuantas
mujeres programadoras necesitamos para encontrar una mujer hacker?. Estas
suelen elegir con mucho menos frecuencia el desarrollar una formación y carrera
como programadoras y/o informáticas. No obstante su contribución a las cien-
cias informáticas y las culturas hackers existe pero ha sido muy poco estudiado
y visibilizado.

Existe un libro, bueno en realidad es una buena investigación de Alex Haché, Eva Cruels y Núria Vergés. Son un grupo de activistas que llevan tiempo investigando cómo las mujeres acceden a las tecnologías y cómo las aprovechas llegando a apropiarse de ellas.  Es un libro interesante pues nos muestran la situación de la llegada tardía de las mujeres a la programación en comparación de los hombres. Y aunque es un libro cuyo sujeto de estudio es el estado catalán.

La poca presencia de mujeres, se explica en parte por factores estructurales
propios a la academia, el mercado de trabajo y la participación social, así como
por factores culturales propios de nuestras sociedades capitalistas y patriarcales.

Pero sin duda, también refleja muchas de las circunstancias que viven las mujeres al acceder a las tecnologías y/ o al software libre en el mundo (si de alguna manera es correcto decirlo así). Pues vivimos en aquella idea macluhaniana de la aldea global.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s